A petición popular, voy a insertar de vez en cuando alguna entrada de los extintos The Tuituza Chronicle.
Comenzaré con esta dedicada a Martin Varsavsky, puesto que como ya he dicho en más de una ocasión, este hombre me parece un misterio. En este momento sería incapaz de decir si se trata de un cancamusero más, de un vendedor de humo o de un emprendedor de éxito. Por eso me gustaría recibir opiniones desde aquí de este interesante personaje.

La entrada original, cortesía de Google reader:

– Esto parece importante:

La Web 3.0 será la Web Visual

Hace ya varios años que me vienen haciendo la misma pregunta en las distintas conferencias en las que participo y para la cuál, hasta ahora, no tenía una respuesta concreta: ¿quién sucederá a la Web 2.0? ¿Qué viene luego de los contenidos generados por los usuarios o del P2P? Ahora estoy bastante seguro que será la Web Visual, entendiendo visual como lo opuesto a las webs basadas en textos. No estoy diciendo que en Internet no habrá más textos o que el texto va a morir, pero si creo que su importancia como el motor principal de Internet está decreciendo, mientras que todas las otras formas de comunicación audiovisuales están aumentando rápidamente. Y esto es a lo que llamo la Web Visual.

– Parece pero no, sólo es otra gilipollez.

– Hay pasajes impagables:

cuando ahora leo un libro los encuentro faltos de imágenes y hasta aburridos en algunas partes, sobre todo en aquellas que explican con un largo texto algo que podría ser mejor representado con una imagen.

Tranquilo, Martín, no desesperes, dentro de poco, “El guardián entre el centeno” versión fotonovela.

– ¿Le compramos un cómic? O mejor un cuento troquelado.

– Confío en que las instrucciones de la fonera vengan bien ilustradas.

– ¿No está un poco grande como para decir que lo aburren los libros sin dibujitos?

– Ya lo comentamos aquí cuando el capachuchos se puso a hablar de qué error había cometido grabando vídeo en baja calidad: está preparando la cabeza de la gente para que le compren la fonera con esteroides, pegatinas en plan “web visual designed” incluidas.

– Está claro que el capachuchos no ha leído “Farenheit 451” y que de haberlo hecho… ¡Está con los bomberos! No hay nada como una buena hoguera.

– ¡Martín va con los FONberos!

– ¿Será el nuevo logo de la FONbera una salamandra?

– Y una tele interactiva con gente gritándose unos a otros cosas sin sentido y ya lo tenemos servido.

– Cuando publiques el post estas referencias no las va a entender nadie.

– Somos unos pedantitos…

– ¿Le regalamos la peli de Truffaut? Sería el círculo dentro del círculo, o la implosión de la ironía.

Ventana externa
– ¿Está diciendo Martín que los blogs personales pasarán a ser videoblogs? ¿Un tío leyendo su rollo a la webcam como la pintamonas? Joder, espero que no, a ver cómo coño haces una lectura diagonal en un Reader con 50 videoblogs… Y conmigo no contéis, ¿eh?, que tengo muy mal primer plano.

– Copipego de este artículo del millonetis:

Me hice piloto cuando ya tenía avión. Es como que me cuesta ponerme en manos de otros y me mata la curiosidad por entender cómo funciona todo lo que me lleva. Con el barco me pasó lo mismo. Tengo el Aphrodite desde el año 2000 y navego desde que tenía 14 años. Empecé en el YCO en Buenos Aires. Cuando vivía en Nueva York tenía un barco en los Hamptons. Pero una cosa es navegar en veleros de menos de 14 metros y otra cosa es ser capitán del Aphrodite, que no solo tiene 28 metros sino que posee todo tipo de sistemas muy complicados (desagues, aire acondicionado, potabilizadora, generadores, congeladoras, hidráulicos, gas, complejos circuitos eléctricos, multitud de velas, dos mástiles). Así es que al principio desistí de ser capitán y por 9 años, hasta hoy, me dejé llevar por otros. En muchos ratos me lo pasé muy bien y aprendí mucho, pero como me cuesta ceder el control, tuve bastantes líos con diversos capitanes. Bastante de ellos mi culpa, se que puedo ser absurdamente exigente. Así fué como después de muchos conflictos y sintiéndome mal por no poder ser el dueño de mi destino en el mar, finalmente me lancé a ser capitán de mi barco. Estudié. Me habilitaron y hoy tuve mi primer salida como capitán.

– Tantos Hamptons, tantos metros, tanto trauma freudiano con la eslora, tanto avión, tanto dueño de mi destino, tanta picha de toro sobre cama de cebollinos confitados a la reducción de Pedro Ximénez… ¿¡¡Y un desagüe es un sistema complicado!!? Venga, no me jodas…

– A un sistema que hace aguas le quitas la fonera y lo jodiste.


– Hablando de foneras, ¿Nos ayudas a elegir el mejor nombre para la nueva Fonera?

– ¡Un voto para Tam-Tam!

– De nuevo, lo que más me llama la atención son los comentarios. Si Martín tiene pasta no creo que se la haya ganado por la calidad de sus escritos. Pero más que lo simple que es escribiendo (¿seguro que sus ideas son suyas?) me sorprende que haya gente como el idiota que le hace una especie de análisis publicitario con alguna idea incluso buena, sin pedir nada. ¿No se da cuenta de lo mal que queda regalando su
conocimiento (bueno, mediocre o malo, eso da igual) a un jeta que, evidentemente, publica esas cosas para que los comentaristas le hagan el trabajo y el estudio de mercado sin gastarse un duro? Si regalas tu trabajo a un farsante esperando que te señale con su dedo divino, luego que no te sorprenda si tu jefe te quiere pagar poco y nada por las horas extra.

– Que sí, que vale, pero yo voto por “Vasoplástico con hilito”.

Como el clon de Dans no es Dans mismo, hoy tengo que admitir que tal vez consideré demasiado a la ligera las opiniones que leí sobre este hombre, sobre todo de Alfredo de Hoces. Alfredo mete a Varsavsky en el mismo o parecido saco que a Dans y el resto de cancamuseros. Pero después de varios meses investigando, tengo que admitir que no coincido con la opinión de Alfredo. Por ahora, y sin perjuicio de volver a cambiar de opinión, no veo nada de cancamusa en lo que dice Varsavsky, y es más, estoy empezando a ver opiniones suyas que me parecen de lo más razonable. Como muestra, esta misma:

Sin embargo, y para ser sinceros, todavía no me cuadra la relación Galli-Varsavsky, o de Mello-Varsavsky. Por eso, seguiré investigando.

Anil de Mello

Como lo leen. Anil de Mello volverá. Tiene intención de comenzar otro emprendimiento auspiciado por el inevitable Martin Varsavsky. Abróchense los cinturones, porque él ya se los abrochó en el jet privado del emprendedor argentino-español-americano, como podeis apreciar en la foto. ¿Qué se esconde detrás de este misterioso hombre, que pese a que hace fracasar a todas las empresas que toca sigue contando con el favor de los poderosos? Cualquier pista que podais ofrecer será bienvenida desde aquí.

Más información:http://ciberprensa.com/anil-de-mello-en-el-aire/

 

varsavsky-11timar.

 1. tr. Quitar o hurtar con engaño.

2. tr. Engañar a alguien con promesas o esperanzas.

3. prnl. coloq. Dicho de los enamorados: Entenderse con la mirada, hacerse guiños.

 

http://www.perspicalia.com/post/el-fogonazo