Por fin Enrique Dans ha sacado su dichoso libro. Para justificar lo injustificable y esconder la incoherencia de poner en el mercado un libro por el que cobrará derechos de autor, y en obsoleto papel, Dans se despachó con esta entrada en la que intentaba cuadrar el círculo, pero en la que más bien acabó convirtiéndose en el caníbal vegetariano. Si no, no se entiende tanta hipocresía, tanta incoherencia, y tanto afirmar algo y lo contrario, y el decir una cosa y hacer otra bien distinta. Bueno, sí se comprende: Dans siempre ha barrido para casa, y ha intentado exprimir al máximo las tetas de la web 2.0 para llenarse los bolsillos a costa de los pardillos que lo siguen y abrazan sus teorías. En un país normal, después de vérsele tanto el plumero, tendría que haber recogido los bártulos e irse para casa. Pero recordemos que esto es España, y Belén Estéban sigue viviendo década tras década de lo de siempre, y su circo parece no tener fin. Esperemos que con Dans sea distinto.

Curioso también, como alguien que se autoproclama el defensor de los derechos de expresión de los internautas, no me permita publicar ninguna clase de comentario en su blog como “cambiosocialya”, y tenga que esconderme en nicks anónimos para conseguir verter mi opinión de vez en cuando, y cuando al señorito Dans le parece que mis razonamientos no hacen que afloren todas sus incongruencias.

Para terminar de dar el triple salto mortal, Dans publica (en el papel de Expansión, una vez más, y protegido por los obsoletísimos derechos de autor) este panfleto/artículo en el que vuelve a manipular y marear la perdiz para intentar lo imposible: convencer a los demás de lo que ni él mismo se cree.

Vuelve a arremeter contra la Ley de Economía Sostenible, manipulando y ofreciendo argumentos falaces, como siempre. Al lector que tenga cierto interés en el tema, le recomiendo que ponga en duda cualquier “dato” que Dans ofrezca para apoyar sus teorías, porque suele o bien directamente inventarlos, o como mínimo tergiversarlos, a sabiendas de que el lector medio se tragará en bloque lo que diga, sin intentar comprobar por sus medios si lo que se afirma es cierto o no (que casi nunca lo es).

Vuelven los comentaristas afines a Dans a poner el grito en el cielo por una disposición final de la Ley que ni siquiera está en vigor, y que claramente está destinada a acabar con las webs que se lucran con material ajeno, tipo Mininova, Seriesyonkis, y un largo etcétera, sitios que vulneran claramente las leyes internacionales en materia de derechos de propiedad intelectual. Los que censuran en sus blogs, parecen muy preocupados por la libertad de expresión de los internautas, libertad que en ningún momento está amenazada por la ley. Se dice que se pone en manos de una comisión administrativa la defensa de derechos que corresponden a un juez. Cosa del todo falsa, porque solo en una mente deformada por Internet puede caber la idea de que una web con enlaces a películas “expresa” algo más que la voluntad de sus creadores de forrarse a costa del trabajo de otros. Es claro que la comisión intenta crearse para tutelar estos derechos de la única manera eficaz: con la rapidez que precisan, y que un juez no puede darles. Si se esperara a una lenta resolución judicial, el daño ya estaría hecho para cuando recayera sentencia. Sin embargo los críticos con la ley se empecinan en que servirá de excusa para cerrar las webs que al gobierno le venga en gana. En caso de que así fuera, yo sería el primero en salir a la calle para protestar por tal medida. Pero mientras tanto, vamos a darle una oportunidad a una ley que ni siquiera está en vigor.

Todos podemos ser autores en algún momento de nuestras vidas (si lo es Dans, definitivamente lo puede ser cualquiera). Y en ese momento seguro que muchos (como el mismo Dans) ven las cosas desde otra perspectiva, y quieren que sus derechos se respeten. Solo deben temer a la ley aquellos que no crean nada, y quieren lucrase con creaciones de otros

julio alonso

Gracias a una sugerencia de un lector, me estoy planteando seriamente la posibilidad de organizar desde aquí los premios “gurulollas del año”. La idea sería presentar unos aspirantes (se admiten propuestas para los candidatos) y luego realizar una encuesta para las votaciones. Evidentemente, el ganador sería nombrado “Gurulollas of the year”, con todos los honores desde aquí.
A mi me gustaría presentar como primer gurulollas, al Señor Julio Alonso. Conocido director de la “empresa” Weblogs SL, este hombre hace méritos día a día para desbancar al Señor Enrique Dans de su merecidísimo puesto de Gran Gurulollas de todos los tiempos.
Como todos los gurulollas, el señor Alonso tiene más cara que espalda, es hipócrita hasta la médula, barre para casa y manipula de mala manera todo lo que encuentra a su paso, en beneficio propio y de su empresa de tres al cuarto.
Podemos encontrar pruebas de ello en su blog corporativo “merodeando”. Aquí ofrece grandes momentos, como el que se derivó de su entrada “separando contenido de publicidad”, en el que mantenía que su empresa rechazaba todas las ofertas que recibía para hacer publicidad encubierta desde su “red de blogs”:

Yo siempre había pensado que una regla de oro del periodismo era separar e identificar claramente publicidad y contenido editorial. Alucinado me quedo con este ejemplo. Que conste que no es el único que se puede ver en ediciones digitales de medios tradicionales, pero, sinceramente, llama mucho la atención. A nosotros a diario nos llaman para proponernos cosas de este tipo. Y a diario les decimos que no. Se ve que los de los diarios no.

Pues bien, simplemente dándonos un paseito por sus “publicaciones”, no solo encontramos numerosos ejemplos de publicidad encubierta pura y dura, si no blogs enteros dedicados a ello, por ejemplo:http://www.arrebatadora.com/

Sin embargo, como siempre, estos imbéciles astutos, juegan con la mala memoria de los internautas. Pero por fortuna, los textos y entradas quedan en los servidores, aunque en ocasiones sean borrados apresuradamente, cuando alguien pone en evidencia la hipocresía de las manifestaciones que se vierten por la web 2.0.

Otra muestra relevante de la falsedad de este sujeto, es el apoyo implícito que le da a todo lo que huela a “Creative Common”, “Software libre”, “Licencias GNU/GPL” y demás cancamusas que sirven para rebajar costes y explotar trabajadores a lo chino. Como bien se encargan de recordar algunos blogs verdaderamente independientes, el mismo Alonso y sus secuaces se pasan por el forro las licencias de soft libre, cortando y pegando código de donde les viene en gana, sin pagar un duro, aprovechándolo para producir nuevas aplicaciones, y acto seguido no publicar el código resultante, infringiendo dicha “licencia”. Vamos, cara dura e hipocresía en su máxima expresión. La historia pudo seguirse en el propio blog de Dans:http://www.enriquedans.com/2008/07/entre-el-blog-y-la-red-social.html 

Obsérvese el rostro y la soberbia que gasta Enriquito en el comentario número 11, cuando alguien le recrimina la pura verdad: que dicen una cosa, y hacen la contraria.

Por todo ello y mucho más, yo propongo al Señor Julio Alonso como gurulollas del año 2009. Se admiten sugerencias. 

Actualización: creo que por justicia, deberíamos entregar un premio especial a Don Enrique Dans. Tal vez este tome la forma de “Gurulollas of the Universe”, aunque seguimos aceptando propuestas en cualquier sentido.

Por Nexus 2.0

Y luego tiene la cara de decir que lo insultan a él y encima se ofende XDDD

Pues yo desde aquí también digo: Señor E.D, es usted un hijo de puta con mucho tiempo libre y un aspirante a chuleras de barrio (aunque no tiene ni media hostia). Ya le gustaría a usted tener huevos para ponernos a alguno de nosotros la mano encima (si pudiera, claro).