Es curioso, como todos estos bloggers tan preocupados por la libertad de expresión, ejercen la censura pura y dura en sus blogs cuando que alguien los contradice en lo más mínimo, o simplemente discrepa con ellos. No sé desde que hipócrita postura se puede exigir por un lado, que las leyes españolas velen por los derechos fundamentales, mientras que ellos, proceden a borrar comentarios de usuarios por el simple hecho de que dejan en evidencia sus argumentos. ¿Cómo puede mantenerse que el gobierno tiene pensado clausurar webs a diestro y siniestro (cosa que ellos asumen que pasará, pero que yo dudo mucho que llegue a pasar) y ejercer de aprendices de censores en sus propios blogs?

Sí, porque hasta eso hacen mal. Me entero, víaEnrique Dans sin censura (sitio creado por un usuario del blog de Dans, harto ya de que éste le censurase) de que el hipócrita de Julio Alonso, ha eliminado el siguiente comentario en este post en el que habla sobre la polémica disposición de la Ley de Economía sostenible, pero le da entrada a otra intervención que se refería al que finalmente decidió censurar, pero que apareció en el blog durante unos minutos. Se ve también que algunos de los que por allí escriben no tienen muchos dedos de frente, porque el comentario borrado decía lo siguiente:

Pues supongo que estará de acuerdo conmigo en que un post titulado “SGAE=ladrones” es ofensivo. Si no lo considera, el juez sí, y al fin y al cabo, es lo que cuenta.
Que participara en el google booming del que usted mismo habla con orgullo en el post, es algo que no me corresponde investigar, aunque para el caso, lo mismo da.

Veo que el que lee en la ley lo que quiere, en el fondo es usted. Porque en todo momento habla de la hipotética clausura de las webs poniéndolo en referencia a la vulneración de derechos de autor, y en ningún momento habla de otro motivo, con lo cual, las páginas que exhiban contenido original, nada tienen que temer de esta disposición. Sería como pensar que porque la ley establece que conducir borracho puede conllevar la retirada del carnet de conducir, en cualquier momento la administración puede retirarnos el carnet cuando le venga en gana. Así que sigo sin ver un argumento sólido por su parte.”

Supongo que tendría algo que ver que el usuario le recuerda a Alonso que tiene un proceso pendiente en los tribunales por insultar a la SGAE desde su blog. Y estos son lo que intentan representar a los usuarios de Internet en el Ministerio de Cultura.

Les auguro muchos éxitos.

Extraído de Cambio Social Ya

the-echo-chamber-hugh-macleodMis amigos de Blogestudio, con los que resulta un verdadero lujazo trabajar, han desarrollado y subido ya al SVN de WordPress dos nuevos plugins muy interesantes, con los que llevo ya un par de meses trabajando en modo de pruebas: elComment White List y el Comment Change Status, dos verdaderos recursos que facilitan la vida del moderador de un blog. Lo cuenta con más detalle Fernando Serer en su entrada en el Taller de Pequelia: “Plugins para controlar mejor la conversación en WordPress“.

El primero, Comment White List, es bastante autoexplicativo para los que estéis familiarizados con el sistema de moderación de comentarios de WordPress: si bien la consola te permitía definir una lista negra de términos o direcciones que pasaban directamente a moderación o a la carpeta de spam, las opciones se quedaban claramente cortas. La opción de aceptar los comentarios de aquellos que tuvieran aprobado un comentario anterior tampoco servía, porque era sencillísimo poner un primer comentario razonable, conseguir su aprobación, y dedicarse, una vez obtenida la “carta blanca”, al trolleo más intenso. Este plugin permite definir una lista blanca de comentaristas, cuyos comentarios son visibles de manera inmediata sin necesidad de pasar por la aprobación del moderador, una opción perfecta para el grupo de parroquianos habituales del blog, para “la gente de confianza” (aunque la aprobación puede retirarse en cualquier momento para un único comentario o para todos los de un comentarista determinado). El funcionamiento del plugin está más que probado, y los únicos problemas que presenta su uso son dos: por un lado, la reacción de determinados comentaristas que al ver aparecer comentarios escritos con posterioridad al suyo pero el suyo no, piensan erróneamente que han sido censurados. Por otro, la secuencia: en ocasiones, las referencias conversacionales a un comentario con un número determinado se hacen en base a los comentarios que pasan directamente, cuyo número puede cambiar cuando el moderador aprueba comentarios que se produjeron antes que éstos pero permanecieron ocultos esperando su aprobación. Por lo demás, el plugin funciona perfectamente, y dada la distribución de comentarios habitual en muchos blogs (un pequeño número de comentaristas habituales y “de confianza” generan un gran porcentaje de los comentarios), reduce notablemente el trabajo del moderador.

El segundo, Comment Change Status, ha supuesto todo un incremento en mi calidad de vida: el plugin genera un vínculo en el mensaje de correo electrónico que WordPress envía con cada comentario y que cambia el estado de moderación del mismo con un solo clic, sin necesidad de cargar la consola de WordPress. La combinación con el otro plugin es brillante: entra un comentario en la bandeja de entrada de la BlackBerry, leo su contenido, y de manera inmediata veo si procede de uno de mis habituales y está ya aprobado (y si procediese, que no me ha ocurrido todavía, podría retirarle la aprobación) o si está pendiente de aprobación, en cuyo caso lo apruebo con un solo clic. Para quien tiene un volumen de moderación importante, la diferencia entre aprobar con un clic y tener que cargar la consola es verdaderamente del día a la noche, y ello se nota en una reducción de los tiempos de moderación y en un incremento de la agilidad de la conversación en el blog.

Si usas WordPress y tienes un cierto volumen de comentarios, seguro que los encontrarás útiles.