Como llevo varios días más ocupado de lo habitual, me cuesta encontrar tiempo para escribir en este blog. Lo cual me ha llevado a cuestionarme si tiene o no sentido continuar escribiendo. Sobre qué. Para quién. Cómo. Para qué.

Manuel Castells habla en su último libro de que hemos pasado de la comunicación de masas (“mass communication“) a la auto-comunicación en masa (“mass self-communication).

Me ha recordado un estudio (de 2006) de Pew Internet sobre los bloggers, que concluyó que:

“El 52% de los bloggers dice que bloguea principalmente para ellos mismos, no para una audiencia. Aproximadamente un tercio de los bloggers (32%) dicen que escribe sobre todo para su audiencia”.

Me temo que yo me ubicaría más bien junto al 16% que no está ni en una ni en otra categoría. Escribo porque pienso, tal vez me equivoco, que tengo algo que decir. Sobre las cuestiones de tecnología y sociedad, en concreto.

Por tanto no escribiría sólo para mí mismo ni sobre mí mismo. Pero tampoco sólo para ganar audiencia a toda costa.

Más que continuar reflexionando en público, me tomaré la libertad de plantear alguna duda, por si alguien tiene a bien aportar su punto de vista. Empezaré por una sencilla:

¿Es preciso escribir sólo sobre noticias de rigurosa actualidad?

Ejemplo. Se publicó hace ya varios días una entrevista, a mi parecer muy interesante, con Rupert Murdoch, editor de periódicos (The Wall Street Journal, entre otros), propietario de cadenas de TV (Fox), y también de MySpace. Sólo el anuncio (en una entrevista de una hora) de que tiene previsto evitar que Google indexe los contenidos de sus diarios ha suscitado comentarios que van desde lo aséptico (BBC) a lo razonadamente escéptico (Mashable) a lo demagógico (teclear “El hombre que quiere romper Internet” en el buscador preferido).

¿Interesaría que intentara aportar puntos de vista sobre este asunto?

Las aportaciones, respuestas y sugerencias serán debidamente agradecidas.

Saludos cordiales.

Anuncios

the-echo-chamber-hugh-macleodMis amigos de Blogestudio, con los que resulta un verdadero lujazo trabajar, han desarrollado y subido ya al SVN de WordPress dos nuevos plugins muy interesantes, con los que llevo ya un par de meses trabajando en modo de pruebas: elComment White List y el Comment Change Status, dos verdaderos recursos que facilitan la vida del moderador de un blog. Lo cuenta con más detalle Fernando Serer en su entrada en el Taller de Pequelia: “Plugins para controlar mejor la conversación en WordPress“.

El primero, Comment White List, es bastante autoexplicativo para los que estéis familiarizados con el sistema de moderación de comentarios de WordPress: si bien la consola te permitía definir una lista negra de términos o direcciones que pasaban directamente a moderación o a la carpeta de spam, las opciones se quedaban claramente cortas. La opción de aceptar los comentarios de aquellos que tuvieran aprobado un comentario anterior tampoco servía, porque era sencillísimo poner un primer comentario razonable, conseguir su aprobación, y dedicarse, una vez obtenida la “carta blanca”, al trolleo más intenso. Este plugin permite definir una lista blanca de comentaristas, cuyos comentarios son visibles de manera inmediata sin necesidad de pasar por la aprobación del moderador, una opción perfecta para el grupo de parroquianos habituales del blog, para “la gente de confianza” (aunque la aprobación puede retirarse en cualquier momento para un único comentario o para todos los de un comentarista determinado). El funcionamiento del plugin está más que probado, y los únicos problemas que presenta su uso son dos: por un lado, la reacción de determinados comentaristas que al ver aparecer comentarios escritos con posterioridad al suyo pero el suyo no, piensan erróneamente que han sido censurados. Por otro, la secuencia: en ocasiones, las referencias conversacionales a un comentario con un número determinado se hacen en base a los comentarios que pasan directamente, cuyo número puede cambiar cuando el moderador aprueba comentarios que se produjeron antes que éstos pero permanecieron ocultos esperando su aprobación. Por lo demás, el plugin funciona perfectamente, y dada la distribución de comentarios habitual en muchos blogs (un pequeño número de comentaristas habituales y “de confianza” generan un gran porcentaje de los comentarios), reduce notablemente el trabajo del moderador.

El segundo, Comment Change Status, ha supuesto todo un incremento en mi calidad de vida: el plugin genera un vínculo en el mensaje de correo electrónico que WordPress envía con cada comentario y que cambia el estado de moderación del mismo con un solo clic, sin necesidad de cargar la consola de WordPress. La combinación con el otro plugin es brillante: entra un comentario en la bandeja de entrada de la BlackBerry, leo su contenido, y de manera inmediata veo si procede de uno de mis habituales y está ya aprobado (y si procediese, que no me ha ocurrido todavía, podría retirarle la aprobación) o si está pendiente de aprobación, en cuyo caso lo apruebo con un solo clic. Para quien tiene un volumen de moderación importante, la diferencia entre aprobar con un clic y tener que cargar la consola es verdaderamente del día a la noche, y ello se nota en una reducción de los tiempos de moderación y en un incremento de la agilidad de la conversación en el blog.

Si usas WordPress y tienes un cierto volumen de comentarios, seguro que los encontrarás útiles.