macbookpro13pulgadas-500x331

Como aficionado a la informática desde que era un niño, siempre había sentido una curiosidad especial por los ordenadores de Apple. Máxime cuando en los foros y blogs que hablan sobre esta marca, las opiniones que se encuentran son de lo más enfrentadas: defensores a ultranza, o detractores con la misma intensidad. La cantidad de información “2.0” (generada por el usuario) es tan grande que a uno le es imposible aclararse y saber quien está diciendo la verdad realmente. Es por ello, que desde que adquirí un iPod touch hace unos meses, rondaba por mi cabeza la idea de adquirir uno de estos ordenadores, para comprobar de primera mano la veracidad o falsedad de los cientos de opiniones que llevaba leídas hasta la fecha sobre los productos de la manzanita. Finalmente, esa idea se materializó cuando me hice con un MacBook Pro de 13,3 pulgadas, en su modelo básico.

Después de unos meses con él, me gustaría compartir con vosotros las sensaciones que tengo al haber empezado a usar mi Mac, desde la perspectiva de un usuario que como yo, siempre había usado PCs con Windows (si no contamos los ordenadores de 8 y 16 bits con los que me inicié en esto de la informática, más concretamente un Spectrum, un C-64 y un Atari 520st).

La primera sensación que tuve al ponerme a teclear con mi nuevo Mac, fue la de que el teclado era absolutamente sólido y sin ningún balanceo. Es sin duda, uno de los mejores teclados en portátiles de los que he probado. La sensación de robustez es asombrosa, y además el nuevo modelo de MacBook Pro lleva la pijada de que el teclado se retroilumina para facilitar la escritura en condiciones de poca iluminación. En mi opinión, un gran punto a favor de este ordenador. Como punto negativo del teclado, decir que para mi gusto, la tecla de intro tiene una forma y está colocada en una disposición un tanto chocante para los usuarios de PC (en concreto la veo algo pequeña, y no tiene la característica forma alargada en horizontal). Sin embargo no es difícil acostumbrarse a pulsarla una vez que se lleva usando el teclado unas semanas. Supongo también que en algunas ocasiones, esta colocación un tanto inusual, evitará que se pulse la tecla accidentalmente.

Otro agradable detalle es el trackpack, que es de un tamaño bastante más grande que el habitual, y que además es multitouch, lo que viene muy bien en un portátil, porque puede configurarse para realizar las funciones más habituales dentro del SO, como hacer scroll vertical y horizontal, volver a la página anterior en Safari, ampliar las fotos en plan iPhone, y algunas otras que pueden personalizarse. Para mi, es uno de los pocos trackpack (por no decir el único) que hace que no se eche demasiado de menos el ratón a la hora de moverse con el cursor y realizar las funciones propias de éste.

Mención especial merece la pantalla de este nuevo modelo, de una calidad en cuanto a contraste y brillo más que sobresalientes. Al menos en mi opinión es de lo mejor que he visto en un ordenador de estas características, equipada además con una webcam que ofrece también una calidad de imagen extraordinaria.

En definitiva, las primeras sensaciones con este ordenador fueron muy buenas. Sin embargo, también me gustaría comentar algunos aspectos que no acaban de convencerme del SO (Leopard), pero eso ya lo dejo para próximas entradas.