julio 2009


apezz

Como vemos en la imágen, el usuario slashizzy, publica la noticia de la anterior entrada en apezz.com, alternativa como todos conocemos al malogrado “Menéame”. Mucho se habló (aquí sin ir más lejos) de las webs que podría funcionar como sustitutos a Menéame, y he de decir que personalmente apezz me parece una web interesante, donde los usuarios pueden encontrar lo que con el tiempo el propio Menéame perdió. Es decir, noticias “filtradas” por los usuarios, lo que se supone hace que la web sirva como un “agregador” de noticias, que selecciona las más interesantes, todo ello por supuesto, a criterio de los propios usuarios. El problema de Menéame fue ni más ni menos que su sistema potenció la aparición de “mafias” de usuarios y administradores, que con sus votos positivos y negativos y haciendo gala de gran chulería y prepotencia, hacían y deshacían a su gusto, sin el menor criterio objetivo, hasta que conseguían ver en portada las noticias que a ellos les parecían merecedoras de ese “honor”. Es el conocido efecto “el gato es mio y me lo follo cuando quiero” también conocido como “efecto señorito de cortijo”. He ahí el problema: cuando se le da poder a alguien, por pequeño y ridículo que sea, ese alguien tiende a usarlo como a él le viene en gana y para los fines que cree conveniente. Y eso, en manos de algunos sujetos con complejo de inferioridad es todo un peligro: se da un efecto de puro sadismo (afortunadamente a una escala ridícula, y en este caso, virtual) por el cual el que detenta ese poder, lo usa simple y llanamente para creerse más importante que los que son víctimas de ese poder. Y eso es lo que no me gustaría ver en apezz. Y lo que no me gusta es ver como se están empezando a dar situaciones que pueden ser el comienzo hacia ese camino que hace unos meses recorrió Menéame.

Y lo digo porque como podemos apreciar en la imagen, la noticia ha sido calificada (no sé por quien) como “SPAM”/ Contenido inapropiado. Y me parece una incoherencia que una página que se dedica a aprovecharse de los enlaces que le suministran los usuarios, pueda considerar que una noticia es SPAM. Pero es lo de siempre, los conceptos unas veces se aplican, otras se interpretan. Y se interpretan según la conveniencia de los que tienen ese pequeño poder para hacerlo. Es también ridículo, por otra parte tener la inocencia de pensar que nadie intentará hacer spam en una web de ese perfil, puesto que es lógico que los propios bloggers sean los que acudan a apezz para promocionar sus respectivas publicaciones.

¿Fue por tanto el caso “Banday” en Menéame una revolución de un conjunto de usuarios descontentos con los administradores o fue sin embargo algo inevitable en webs de este tipo, en las que los enfados y las pequeñas tiranías son algo cosustancial a la propia naturaleza humana?

Yo no tengo la respuesta, pero no tenemos más que esperar para saberla.

Anuncios

meneame-statsFinalmente, Google Trends for Websites ha publicado las estimaciones de Menéame y de los sitios que utilicé como referencia para la comparación el pasado día 1 de Mayo para analizar el efecto de aquella supuesta “rebelión de usuarios” que tuvo lugar en la página el 30 de Abril de 2009. Mi diagnóstico en aquel momento era totalmente claro, y se desmarcaba en gran medida de lo comentado por otras personas: mientras yo afirmaba que allí no había ocurrido absolutamente nada de trascendencia y que las estadísticas futuras del sitio ni lo notarían, la mayor parte de los comentaristas pronosticaban desde el Apocalípsis hasta el Éxodo: desde la catastrófica desaparición de la página, hasta masivas migraciones de usuarios a nuevos sitios competidores que se revelaban repentinamente como lo mejor que se había inventado desde que el pan viene en rebanadas, pasando por clarísimas conspiraciones mías con el responsable de la página y análisis completamente sesgadoscarentes de rigor basados en mi amistad con él.

Pero vamos con la única verdad, la de los datos: en la ilustración de esta entrada (que no es un electrocardiograma aunque lo parezca, sino el gráfico de Google Analytics que recoge las páginas vistas en Menéame entre el 27 de Abril y el 14 de Julio 🙂  la estabilidad, una característica habitual de Menéame, es absoluta. El efecto del día 30 de Abril es un pequeño pico en páginas vistas, tras el cual el nivel retorna a la media de manera inmediata. Un test de diferencia de medias aplicado al mes de Abril frente al de Mayo revela lo mismo que la visualización del gráfico: que no existen diferencias significativas entre ambos meses. En la gráfica estimativa de Google Trends que incluye otros sitios a efectos de comparación, los resultados son razonablemente consistentes: sólo uno de los sitios llega a aparece en la gráfica, y mantiene su evolución a lo largo del período de estudio. Los otros dos sitios, aquellos “grandes beneficiados” hacia los que supuestamente iban a migrar en tropel las miríadas de usuarios descontentos de Menéame no llegan ni a aparecer, o lo hacen de manera puntual. Si bien los datos de Google Trends for Websites deben interpretarse con cierta cautela debido a su carácter estimativo, los resultados son perfectamente consistentes: el resultado de la supuesta “rebelión generalizada”, de aquella “toma de La Bastilla digital”, se restringen únicamente a un mínimo pico de páginas vistas correspondiente al día del incidente, para desaparecer completamente de manera inmediata después. Ni rebelión, ni generalizada. Escandalosa tal vez en el momento debido a la capacidad del sitio para la comunicación instantánea, pero nada más.

Los datos son los datos, y dicen lo que dicen. Curiosamente, en su momento me limité a hacer un análisis aséptico, en el que, además, no pretendía tomar ningún partido. Con Ricardo no llegué ni siquiera a hablar hasta dos días después, cuando le llamé por otro tema no relacionado. Mi análisis se basaba una estimación del número de usuarios presuntamente “rebeldes”, en un análisis de su peso sobre el total de usuarios únicos, y en una observación de la serie temporal de las estadísticas de Menéame y de su coeficiente autorregresivo (es decir, de la dependencia de la serie temporal de sus valores anteriores), algo que llevo a cabo habitualmente de manera sistemática cuando utilizo el caso en clase. Por supuesto, como todo sitio social, Menéame es y se debe a sus usuarios, pero es un sitio suficientemente robusto como para no ser sensible a la rebelión de un pequeño grupo de éstos. El funcionamiento del sitio persiste, y la incorporación de nuevos usuarios también lo hace, a un ritmo muy superior al teórico abandono de los “rebeldes”. En la práctica, nada. Ni una simple perturbación más allá del efecto inmediato de incremento de páginas vistas, similar al de una autopista que se atasca en un sentido cuando hay un accidente en el otro. De hecho, esta entrada puede terminar exactamente igual que la de hace mes y medio:

Escandalosa, sí. Importante, en absoluto. No hay ninguna razón de fondo que justifique el ruido provocado. Circulen, aquí no hay nada más que ver.”

hamburgerReunidos en Hamburgo el pasado 26 de Junio, un nutrido grupo de editores de prensa decidió iniciar la guerra contra Internet publicando la llamada “Declaración de Hamburgo“: con frases como “el acceso universal a nuestras páginas web no implica necesariamente acceso gratuito”, “no queremos ser obligados a  entregar nuestra propiedad sin haber concedido permiso” o “muchos se están aprovechando del trabajo de autores y editores sin pagar por ello”, la prensa decide reclamar su derecho a hundirse por el mismo camino y con las mismas formas que otras industrias como las discográficas, repitiendo incluso los mismos errores cometidos por éstas. La prensa pretende incluso imponer su propio DRM, denominado en este caso ACAP, con el que supuestamente “proteger” sus contenidos de la “voracidad” de terceros.

Los editores son la enésima industria que, descontenta con los cambios que Internet trae consigo, pretende cambiar las reglas de Internet a su antojo reclamando la protección de las leyes, el desarrollo de un nuevo marco legal a su medida. Quieren ser “más iguales que otros”: que los motores de búsqueda los tengan que indexar de manera privilegiada, o que su contenido no pueda ser reutilizado o incluso vinculado sin su permiso y sin el preceptivo pago. Ante la crisis, en lugar de intentar cambiar nosotros para adaptarnos al entorno, intentemos tozudamente que sea el entorno el que cambie para adaptarse a nosotros. Porque nosotros lo valemos. LaDeclaración de Hamburgo es lo más parecido a un suicidio colectivo que he podido ver en mucho tiempo: en lugar de Declaración de Hamburgo, deberían haberla llamado “La colina de la hamburguesa“.

¿Qué es lo que realmente pretenden los editores? Simplemente, que cualquiera que pretenda hacer algo más que leer su información, deba pasar por su control. Quieren poder definir el uso que terceros dan a su información, definirlo con sus propios metadatos en dicha información, y obligar a los motores de búsqueda a que acepten esos metadatos, en lugar de utilizar las reglas y sistemas de control que éstos ya tienen. En algunos casos, pretenden cobrar por la utilización de citas a partir de un numero de palabras determinado, controlar la reutilización de sus noticias en agregadores y filtros sociales, o incluso “regular” el uso de algo tan propio de la naturaleza de Internet como los vínculos. Resulta tristemente paradójico: mientras los que saben de la red buscan a toda costa incrementar el número de enlaces entrantes, los editores van a pretender “regularlos”. Pretenden ser los “propietarios de las noticias”, como si las noticias pudieran tener un propietario en lugar de ser simplemente cosas que pasan y que cualquiera puede contar. Terminarán queriendo cobrarnos por comentar las noticias a la hora del café.

A vuelta de verano empezaremos a vivir, uno detrás de otro, diferentes episodios en la batalla de los medios por obtener “privilegios” en Internet, por conseguir “ser más iguales que otros”. Veremos ataques contra Google News, posiblemente contra agregadores como Digg o Menéame, y tal vez incluso contra blogs que comentan o vinculan noticias aparecidas en la prensa. Intentos de los editores de protegerse de sus propios fantasmas, invocando una legislación de propiedad intelectual que necesita urgentemente ser redefinida, porque ha perdido todo su sentido en la era digital. Internet no tendría porqué suponer el fin del periodismo. Solo el de aquel periodismo que se niegue a adaptarse a Internet.

Pasaba por aquí sigue enumerando las cagadas de Dans más sonadas, a saber:

Venga, un par de ejemplos más para que nadie diga que es que se me han acabado:

– Una de las mayores contradicciones de Dans es poner a parir a Windows por cerrado, propietario y cosas así, pero no dudar en usar y publicitar sus Apples con sus MacOS. Incluso a menudo se deja llevar por la emoción y se hace unas pajas mentales tremendas sobre los movimientos estratégicos de Apple para ganar cuota de mercado, movimientos que por supuesto no sirven para nada, aunque por lo que veo eso no quita que Dans sea un gurú que lo acierta todo 😕

– ¿Ya nadie se acuerda de cuando Dans perdía los papeles con Allpeers? Mola, porque hay una entrevista con Dans hablando sobre Allpeers… en Mobuzz, jajajaja. Supongo que todo el mundo está enterado de que Allpeers está ahora mismo en la cresta de la ola, como Dans predijo XD

Para quien las quiera ver las contradicciones son muchas. Pero yo ya opino que ni siquiera Dans intenta ser coherente a estas alturas, lo único que busca es hacer el máximo ruido posible como sea, para autopromocionarse y darse a si mismo todo el autobombo del que sea capaz.

googlechromeos

Pasaba por aqui dijo…

Lo de los fieles de Enrique es de estudio sociológico. Me fascina ver cómo no se dan cuenta de que Enrique se limita a disparar a todo lo que se mueve (lo que ni siquiera hace a base de iniciativas propias; se limita a traducir artículos de 3 o 4 sitios de referencia), y, como es lógico cuando las cosas se basan en el azar y no en el conocimiento, a veces acierta y a veces falla. Pero ellos solo ven los aciertos y le llaman gurú por ello. Me fascina el autoengaño, cómo eliminan de su mente los evidentes fallos de su gurú.

Cosas como lo de Mobuzz son tremendamente evidentes, pero es que parece que estos felones se olvidan por ejemplo de que:

– Enrique lleva años diciendo la idiotez de que en el futuro todo el software será libre (otro ejemplo). Que su teoría (“como académico”) de que el modelo de desarrollo de software libre es superior al propietario es una chorrada quedó demostrado con el famosísimo error de SSL en Debian, algo que significó una alarma mundial de seguridad y que el señor Dans, como no le convenía hablar de ello, sencillamente silenció, pero que ataca de raíz a la famosa teoría de que “con miles de ojos mirando el código abierto, los errores enseguida se corrigen”.

– Pero es que además la tendencia actual de poner las aplicaciones “en la nube” choca de frente (en teoría no tendría por qué, pero en la práctica es así) con la idea de código abierto, e invierte radicalmente eso de que “en el futuro todo el software será libre”. ¿Dónde está el código fuente de GMail, de Google Docs, de Google Maps, de Facebook, de Twitter, etc., etc? ¿Cuándo va Enrique a reconocer que su apuesta por el software libre es una apuesta a caballo perdedor y que contradice sus propias ideas sobre las tendencias del software? ¿Por qué los felones no se dan cuenta de esta contradicción?

– Enrique lleva años dando la brasa sobre la evolución de Ubuntu y apostando por el cercano “punto de inflexión” que empiece a hacer desaparecer a Windows de los escritorios para poner a Ubuntu. ¿Cuándo podremos decir que ha fallado? ¿Cuántos años de 1% de escritorios con Linux hacen falta para que los felones vean que Enrique simplemente practica la demagogia en este tema?

– Yéndonos a la entrada actual: ¿es que nadie se va a dar cuenta de que Enrique apostaba por Android como Google OS para Netbooks y, oh amigos, resulta que la propia Google lo niega? Bueno, sí, en los comentarios de la entrada original se da cuenta un tal Javier. Quizás le conozco 😛

– Esto me está quedando muy largo, pero no se puede dejar de mencionar a Second Life. Enrique lleva un tiempo calladito con esto (supongo que se va dando cuenta de la idiotez), pero su apuesta por los metaversos terminó siendo casi escandalosa por lo pueril e inocente. ¿Se han olvidado los felones de ello?

– Podría seguir pero no me apetece, tengo cosas más importantes que hacer. Total, al admirador babeante no le voy a convencer y al que no lo es todo esto ya lo sabe, así que…

Extraido de http://edsincensura.blogspot.com/

Evidentemente, no podría estar más de acuerdo. Pero es que Donen Rike aprovecha las características del medio para manipular y encubrir sus errores. Un blog tiene una memoria de pez, y lo que no está en la primera página es como si no existiera. De ahí que nadie recuerde sus fallos, simplemente tal vez porque la mayoría de los que comentan en la actualidad ni siquiera ha leido las entradas de Mobuzz o de Second Life, o tantas otras que dejan al descubierto que sus conocimientos no van mucho más allá de los del usuario medio, si es que llegan a eso.

Pero bueno, para eso estamos nosotros, para recordar sus cagadas.

rapidshare

Evidentemente, este es el tipo de noticia al que el Señor Donen Rike nunca dará bombo alguno. Pero ahí están, para los que lo quieren ver. Publicado en el País a día de 24 de junio del año 2009:

Un tribunal de Hamburgo (Alemania) ha condenado a RapidShare, popular servicio de transferencia de archivos que cuelgan los internautas, a pagar una multa de 24 millones de euros por albergar material protegido por derechos de autor. El juez, además, obliga a la compañía a comprometerse a filtrar todos los archivos protegidos y a impedir nuevas cargas de los mismos. La sentencia se produce a instancia de la sociedad de autores GEMA que representa a unos 60.000 asociados en todo el mundo, entre compositores y editores musicales en especial.

La misma sociedad ya llevó a los tribunales alemanes a RapidShare en 2008. Para el comentarista de Techcrunch, popular blog sobre tecnología, RapidShare tendrá problemas para cumplir con la obligación de filtrado de los archivos porque muchos se cargan comprimidos y protegidos por una contraseña de acceso por parte de los internautas.

RapidShare nació en 2006 y facilita la transferencia de archivos que cargan los internautas. Hay un servicio gratuito, con un límite sobre el peso de los citados archivos, y uno de pago. RapidShare promete facilitar una transferencia rápida, simple y segura gracias a la capacidad de sus servidores.

¿Seguro que no se pueden poner puertas al campo?

fiestasmajadahondaEste podría ser el próximo cartel de las fiestas de Majadahonda, si un jurado tuviese a bien escogerlo. La gracia del tema es que el cartel está diseñado sobre esta fotografía mía, tomada precisamente en las fiestas de Majadahonda de hace cuatro años, de manera completamente artesanal: apoyando la cámara en la barandilla de la terraza de mi casa, y tirando con una exposición de treinta segundos a ISO 200 y f14. La foto consigue plasmar la fugacidad de los fuegos con apariencia de “solidez”, que es lo que yo buscaba, pero tampoco es realmente nada del otro jueves, y estaba destinada a quedarse ahí, en mi colección de Flickr, sin mucha más proyección que esa.

Hasta que un diseñador, Daniel Canales Ingram posó su mirada sobre la foto mientras buscaba inspiración en Flickr, y vio en ella algo más: un divertido “monstruito con flequillo” que aparece sobre el cielo nocturno majariego para traer las fiestas a sus habitantes, y que está ahora mismo colgado en tamaño 70×100 en la Casa de la Cultura, junto con otros carteles candidatos, esperando el fallo del Jurado. Una idea sencilla, potente y divertida: por más veces que hubiese pasado yo la vista sobre mi foto, no se me habría ocurrido una idea así, ni mucho menos presentarla a concurso.

La creatividad se construye en la mayoría de las ocasiones sobre ideas de otros. Y la red, por supuesto, lo facilita mucho, muchísimo. Esto de la red es cada día más divertido 🙂

Página siguiente »