sarkozy-upsetEl Tribunal Constitucional francés censura la Ley HADOPI de Nicolas Sarkozy por considerarla contraria a los derechos humanos. Las crónicas en francés que más me han gustado han sido las de Le Monde y Le Figaro, y en español la he visto por el momento en Público, pero estará en seguida en todas partes.

Una demostración de sentido común por parte del país vecino, que relega a la ley a una función de aviso, pero le retira toda capacidad sancionadora: todo castigo deberá venir determinado, como debe ser, por la decisión de un juez. El Tribunal Constitucional del país vecino recurre a la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, para hacer notar, como hemos insistido en numerosas ocasiones, que las libertades de expresión y comunicación deben prevalecer, dado su carácter de derechos fundamentales. Igualmente, declara anticonstitucional la reversión de la carga de la prueba con esa “presunción de culpabilidad” que la Ley HADOPI atribuía a los ciudadanos, con un rotundo “en el derecho francés prevalece la presunción de inocencia” y, en algo que puede constituirse en un hito importantísimo, considera Internet “un derecho fundamental” y “un componente de la libertad de expresión y el consumo”.

La declaración de inconstitucionalidad de la Ley HADOPI supone un fortísimo varapalo para Nicolas Sarkozy, completamente empecinado en sacarla adelante hasta el punto de vincularse personalmente a ello, y representa un fantástico triunfo para las libertades en todo el mundo. En muchos sentidos, acabamos de asistir a la conjura de un auténtico liberticidio.