El pasado viernes Pepe García, country manager de Fabchannel.com para España me pasó una nota de prensa que iba a lanzar posteriormente a los medios a los que solía informar de las novedades del proyecto. Añadía una escueta nota personal adelantandome el contenido de la nota y en la que ya se le notaba bastante afectado:Fabchannel se veía obligado a cerrar sus puertas después de 9 años de andadura:

“Amsterdam, 6 de Marzo de 2009

 

El canal de conciertos online Fabchannel.com cesa hoy su actividad  
debido a la perspectiva negativa de futuro en la industria musical y  
el mercado de la publicidad online.

Durante los últimos 9 años, Fabchannel ha cumplido satisfactoriamente  
su papel como promotor de artistas nacionales e internacionales, así  
como de la cultura de la música en vivo.

El modelo de negocio de Fabchannel se basa en dos elementos  
esenciales: derechos para el streaming internacional de los contenidos  
y los ingresos generados por la publicidad y sponsoring. Después de  
una importante inversión en 2007, Fabchannel se ha centrado en  
aumentar su audiencia a nivel internacional y en el desarrollo e  
implementación de nuevos formatos de publicidad online y partnerships.

Tras un comienzo modélico en 2008 con la inclusión de vídeo  
comerciales en Fabchannel.com, alianzas con importantes medios de  
comunicación como Nu.nl y Spiegel.de, así como la firma de un acuerdo  
internacional con Universal Music Group, en los últimos meses la tarea  
de alcanzar las cuotas de audiencia prevista se ha convertido en una  
labor más que complicada, en gran parte porque los grandes sellos  
discográficos -majors- no han permitido que se grabe a sus artistas.  
Al mismo tiempo, el mercado publicitario online se ha visto bajo una  
gran presión debido al recorte en los presupuestos de marcas y sponsors.

Los directivos e inversores de Fabchannel no esperan cambios  
sustanciales en cuanto a esta situación durante los próximos años.  
Debido a esto, se ha tomado la decisión de poner fin a todas las  
actividades del canal para evitar problemas financieros graves y la  
pérdida total de la posibilidad de volver a dar salida al inmenso  
archivo de conciertos creado durante años.

El catálogo de conciertos de Fabchannel quedará offline a partir del  
próximo 13 de Marzo. Durante los próximos meses Fabchannel se  
esforzará en llegar a un acuerdo apropiado para la plantilla de  
trabajadores, clientes y proveedores."

Estas son algunas de las reacciones en blogs y prensa:

http://www.muzikalia.com/noticias_leer.php/10194/fabchannel-cesa-su-actividad

http://blogs.20minutos.es/entradagratuita/post/2009/03/06/fabchannel-echa-cierre

http://www.scannerfm.com/index.php?option=com_content&task=view&id=4350&Itemid=8

http://www.clubbingspain.com/noticias.php?id=7376

http://www.ojointernet.com/noticias/fabchannel-cierra/

http://www.popmadrid.com/noticias/Fabchannel/fin-a-su-actividad
Y un largo etcetera..(Señal inequívoca de que Pepe ha realizado un excelente trabajo en Fabchannel)

En la nota de prensa oficial explicaban escuetamente los motivos del cierre: La pésima situación del mercado publicitario y las tremendas dificultades (por no decir zancadillas o puñaladas traperas) con las que diversas majors les han hecho pasar al negarse rotundamente a emitir conciertos previamente grabados.

Han tomado la dificil decisión de congelar el proyecto antes de tener que pasar a medidas más desagradables como impagos, quiebra, etc. Sólo esperemos que en un futuro cercano Fabchannel pueda renacer de sus cenizas.
A veces me pregunto quien es el verdadero enemigo del negocio de la música, si la piratería y el P2P o las propias majors, fagocitando cualquier negocio posible que no pase por sus manos.

Aquí podeis ver la explicación más extensa y el punto de vista del fundador, Justin:

http://www.fabchannel.com/blog/2009/03/the-reasons-why-we-stop.html

Hace incapié en el modo que actúan las majors hoy en día: No money, no content, y sobre todo en la diferencia de el trato a Internet (cobrar) frente a los medios tradicionales, como radio y televisión: Partnership. Indica que hay radios, que todos conocemos, que incluso participan en las ganancias de los artistas, y si no, no los promocionan.
Muchos quizás vean un caso similar al cierre de Mobuzz en España, pero el modelo de Fabchannel era ligeramente distinto: Sus contenidos tenían una atemporalidad que hacía que cada grabación se pudiera rentabilizar durante largo tiempo. Un concierto de Bloc Party grabado en 2006 puede ser rentabilizado todavía hoy en día, mientras que un magazine o videoblog diario es muy complicado que pueda ser de interés 2 años después.

Lo que si tenían en común era un alto coste en la producción y grabación de los diferentes conciertos. El estudio que tenían en la sala Paradiso en Amsterdam hace sentir vergüenza al estudio de grabación de los conciertos de Radio 3.

Por lo que si a la disminución de los ingresos publicitarios (su única fuente de ingresos) sumamos el aumento de costes sin posibilidad de monetizarse (conciertos vetados) y el imparable aumento de audiencia (con el consiguiente gasto en máquinas y en streaming), tenemos la paralización en seco de un proyecto prometedor.

Todo esto me hace reflexionar sobre si hoy en día es posible obtener altas rentabilidades de un proyecto basado en el video online. La formula ‘a mayor audiencia, mayor gasto‘ los hace muy vulnerables si su único modelo de negocio es la publicidad online. Si no hay un modelo de subscripción o de cobro bajo demanda veo realmente dificil que proyecto así puedan sobrevivir en el corto plazo. Sobre todo con la trayectoria en el desierto que nos espera.

Me vienen a la cabeza proyectos similares que ha desembarcado en España, comoyes.fmrockola.fm o el reciente Spotify. Todos ellos comparten esa fatídica fórmula que dificulta su escalabilidad, pero al menos en el caso de yes.fm y de Spotify tienen claro que tienen que cobrar por algún aspecto de sus servicios. En mi opinión, Spotifyno es sostenible si pretenden monetizarlo sólamente con publicidad.

Espero de veras que ninguno de estos proyectos nos den malas noticias en el 2009, por el bien del sector en general y el de la música en particular.