Un estudio de la BI School of Management de Noruega descubrió algo más que interesante, aquellas personas que descargan música a través de servicios como BitTorrent o RapidShare son los mayores compradores de discos, al menos los que viven en ese país.

En la investigación se estudió el comportamiento de1901 personas, todos mayores de 15 años, y se descubrió que los que descargan música compran discos 10 veces más que las personas que no lo hacen. Se podría decir que los que las discográficas llaman piratas son las personas que les dan de comer, ya que son los mayores consumidores.

Esto demuestra lo que muchas personas dicen usualmente en los comentarios o incluso en entradas sobre el tema: si escucho un disco y me gusta, tranquilamente podría comprarlo; por otra parte, si ni siquiera sé de qué va el disco, nunca lo compraría porque podría estar tirando el dinero a la basura.