mobileAyer se publicaron nuevos datos de comScore acerca de la internet móvil, que reflejan crecimientos espectaculares muy en línea con lo que veníamos comentando hace tiempo.

Lo primero que llama la atención es el fortísimo incremento de la frecuencia de conexión, que permiten visualizar la transición entre la conexión en movilidad como actividad esporádica y habitual. El incremento en el número de personas que afirman haber consultado noticias e información (excluyendo redes sociales) desde dispositivos móviles con frecuencia diaria es de un 107%, que supone unos 22.4 millones de usuarios, que duplica la audiencia del año pasado. El 35% de los usuarios de internet en movilidad se conectan diariamente.

El segundo dato importante proviene de la consolidación de uno de losdrivers fundamentales en la movilidad: la participación en redes sociales. El  incremento en el número de personas que afirman utilizar internet móvil para conectarse a redes sociales y blogs se cifra nada menos que en un 427%, consecuencia directa de que el año pasado viviésemos una verdadera explosión en la popularidad de este tipo de sitios, pero también del patrón de uso habitual de estas aplicaciones: a medida que ponemos una parte sustancialmente mayor de nuestra vida en la red, nuestras preferencias de actualización reflejan el hecho de que una parte importante de nuestro tiempo no transcurre delante de una pantalla convencional, pero sí con la pantalla de un dispositivo móvil al alcance de la mano. Si añadimos a esto la progresiva desaparición del “efecto taxímetro” debida a la popularización de tarifas planas asociadas a dispositivos como iPhone o BlackBerry, o la progresiva importancia de las aplicaciones de geolocalización (8.2 millones de usuarios utilizan aplicaciones de mapas en el móvil), los elementos de la ecuación aparecen claros. Por supuesto, no todo es perfecto: el acceso en movilidad sigue chocando con la ergonomía discutible de los dispositivos de entrada o de las pantallas pequeñas y con el factor limitante de la vida de las baterías; pero con crecimientos de este tipo, parece claro que a la internet móvil le queda mucho, mucho recorrido.