Tras ser objeto de una cierta polémica durante la semana pasada, está ya finalmente disponible el texto del Open Cloud Manifesto, una iniciativa de varias empresas entre las que destacan IBM, Sun Microsystems, Cisco, Novell, Red Hat, EMC y varias más (entre otras la española Telefonica), para definir lo que serán las reglas de juego de las iniciativas de Cloud Computing que estamos ya viendo y que se generalizarán como el nuevo esquema computacional característico de los tiempos en que vivimos.

La polémica se desató la semana pasada a partir de una entrada de Steven Martin, de Microsoft, en las que atacaba la iniciativa y la tildaba de secretista y de oscura.  Steven afirmaba que lo que había que hacer era poner el documento en un wiki y discutirlo abiertamente, y que la cuestión de los estándares precisaba una discusión larga hasta que el proceso se solidificase. El recurso a este tipo de técnicas no es nuevo en la estrategia de Microsoft: reclamar el desarrollo de un proceso supuestamente abierto en el que poder intervenir, para poder llegar a posiciones de fijación de estándares ventajosas mediante la saturación del proceso con “votos amigos” y estandarizaciones de facto. En realidad, el Open Cloud Manifesto es un documento enormemente generalista y abierto, que pretende sentar definiciones y bases de funcionamiento de cara al futuro, y en ese sentido resulta de lo más recomendable revisar cada una de sus seis páginas.

Junto con ese reciente vídeo de Salesforce.com, el Open Cloud Manifesto es una manera interesante de visualizar los futuros escenarios en los que empresas y particulares desarrollaremos nuestra actividad en los próximos años, lejos ya de la visión ordenador-céntrica propia del siglo pasado. Sin perder de vista los peligros y limitaciones, pero con la mentalidad clara acerca de dónde vamos: un mundo caracterizado por la escalabilidad, el adelgazamiento del datacenter corporativo, la mejora de los procesos de negocio y la reducción de costes para las compañías que inician sus actividades. El documento define las seis principales barreras y desafíos a tener en cuenta de cara a la adopción: la seguridad, la interoperabilidad de datos y aplicaciones, la portabilidad basada en estándares, la gestión y gobernanza de las iniciativas, y la medición y monitorización de los sistemas. Los objetivos propuestos, por tanto, son la libertad de elección de proveedor y arquitectura, la flexibilidad basada en interoperabilidad, la velocidad y agilidad para el cambio y el redimensionamiento, y la disponibilidad de profesionales formados en un conjunto menor de tecnologías.

Para lograr los objetivos, los firmantes del Open Cloud Manifesto ratifican seis principios:

  1. Trabajar juntos para que los retos fundamentales en la adopción sean solucionados mediante colaboración abierta y el uso adecuado de los estándares
  2. No utilizar su posición de mercado para convertir a sus clientes en cautivos de una plataforma concreta  y limitar su libertad de elección
  3. Usar y adoptar los estándares existentes siempre que sea posible, para evitar así reinventarlos o duplicarlos
  4. Recurrir con prudencia a la creación de nuevos estándares, y cuando así sea por necesidad, hacerlo con pragmatismo, reduciendo el número de estándares necesarios, y asegurando que éstos promueven la innovación en lugar de inhibirla
  5. Llevar a cabo iniciativas en función de las necesidades del cliente, no de las necesidades técnicas de los proveedores
  6. Trabajo conjunto y coordinado de todos los actores implicados para evitar que sus iniciativas entren en conflicto o se solapen.

De cara a ver el establecimiento definitivo de esta serie de principios generales, falta por ver cuál es la posición que adoptan algunos de los actores principales al respecto: entre otros, faltan por definirse tres actores importantes y muy activos: Google, Amazon y Salesforce, con iniciativas muy importantes dentro del Cloud Computing a día de hoy. En cualquier caso, el desarrollo de este proceso normativo es importante, y a pesar de toda la parte política involucrada en el tema, parece intentar aprender claramente de los errores del pasado. Veremos como se sigue desarrollando.

About these ads